Algunos creen que cenar es no es importante para bajar de peso, ¿tienen razón? ¿se adelgaza más rápido cenando?

¡Cómo que la cena no es importante! Gran parte de lo que como al día está en la cena, "quedamos con amigos para cenar todas las semanas y salgo a cenar con mi marido todos los sábados. La cena es muy importante para mí y para mi familia"

La importancia que le damos a la cena es un fenómeno cultural, no un fenómeno biológico. En lugar de un desayuno y una comida copiosa seguida por una cena ligera, hemos forzado al cuerpo a admitir lo contrario de lo que naturalmente necesita.

La moderna ética laboral tiene la culpa. Muchas personas tienen que hacer transbordos para llegar por la mañana al trabajo, una pausa de media hora para comer y ninguna para tomarse un tentempié.

La única oportunidad que tenemos de alimentar al cuerpo es desde la hora que llegamos a casa hasta que nos vamos a la cama. Podrás pensar que la cena es importante, pero en lo que se refiere al metabolismo, el peso, los niveles de energía y el estado de ánimo, la cena es la comida menos importante del día porque:

• Las sustancias químicas del cerebro funcionan por sí solas siempre y cuando haya satisfecho sus necesidades durante el día.

• El metabolismo del cuerpo decae rápidamente y necesita muy pocas calorías para funcionar.

Durante las doce primeras horas del día, el cuerpo y el cerebro necesitan la máxima energía y nutrientes para funcionar. Si te levantas todas las mañanas a las 6.00, durante las doce primeras horas del día, hasta las 18.00, el cerebro y el cuerpo trabajan a toda marcha.

Tu metabolismo y la temperatura de tu cuerpo están en los niveles máximos y quemas cientos y cientos de calorías. El cerebro está obcecado con «hacer las cosas que hay que hacer», y así seguirá mientras lo alimentes con los antojos y un suministro estable de azúcar.

Pero después de las 18.00 eres afortunado si tu cuerpo necesita 400 calorías para funcionar. ¿Cuántas calorías le das sin embargo? ¿800?, ¿ 1.000?, ¿1.500? ¿Demasiadas para adelgazar correctamente?

Muchos ingieren alrededor de 1.000 calorías después de las 18.00, eso es, 600 calorías más de las que tu cuerpo necesita para funcionar las doce horas siguientes hasta que te levantas. ¿Dónde va a parar el exceso de calorías?

Lo has adivinado: directamente a los muslos. Lo que comes por la noche no es ni para el cerebro ni para el cuerpo, es para las células grasas. provocando el aumento de peso...

Tu cuerpo y tu cerebro no necesitan de verdad la cena; solamente requieren un tentempié. Si estuvieras en un restaurante y dejaras que tu cerebro encargara la cena, se decidiría por un entrante en lugar de por el buffer libre.

Si no comes durante el día, te apetecerá cenar a lo grande pese a todos los esfuerzos que hagas por comer menos. Tu cerebro y tu cuerpo te dicen que necesitan compensar lo que no les ha dado en las doce horas anteriores.

Entonces... tienes hambre de oso y picoteas toda la noche intentando satisfacer las necesidades no cubiertas y el estómago está lleno a rebosar cuando llega la horade acostarse. Después, al día siguiente, haces lo mismo: no comes durante el día y estás muerto de hambre cuando llegas a casa por la noche.

De esa forma lo único que vas a conseguir es dificultar mucho tu pérdida de peso, realmente es mil veces mejor darte el atracón durante el día que por las noches...

¿Cuál es la primera habitación de la casa en la que entra cuando llega a casa al terminar con las actividades del día? ¿Será la cocina?

El 94 % de las personas que entran directas a la cocina sin pensarlo. Quizá es que la puerta de entrada está justo en la cocina y entonces no les queda otro remedio, pero ¿qué haces en la cocina?

En un ejemplo... Paola acostumbraba saltarse la comida y llegaba a casa absolutamente muerta de hambre. Iba en línea recta hasta la cocina y vaciaba un par de armarios y un estante de la nevera.

Después, picoteaba mientras preparaba la cena –una cena de cuatro platos, ni más ni menos y volvía a picotear mientras veía la televisión. No podía entender por qué estaba tan cansada durante el día ni por qué engordaba.

Después se le encendió la bombilla.

–Ahora lo veo con toda claridad. He estado haciendo justo lo contrario de lo que exigían mis necesidades biológicas y he permitido que la cena dominara mis hábitos alimentarios. No es sorprendente que estuviera constantemente agotada y que tuviera cambios de humor tan extremos, sin contar con que llevo casi toda la vida luchando sin éxito con los problemas de peso.

Ya tengo ganas de empezar a poner en práctica lo de las cinco comidas pequeñas, y restar importancia a la cena.

Espero que también lo entiendas con toda claridad, de manera que estés motivado para adaptar las comidas al metabolismo y para utilizar los alimentos en provecho de su biología. Las calorías ingeridas durante el día se queman, las calorías ingeridas por la noche se almacenan y bajar de peso se vuelve una tarea complicada.

Si comes mucho por las noches, activa las células de grasa. La cena de cinco platos de ayer estará por la mañana en las células de grasa. Y una vez está allí, allí se queda... salvo que haga ejercicios para rebajar el peso.

–¿Ejercicios? Si hiciera ejercicio para bajar el peso antes de cenar, ¿no se me aceleraría el metabolismo y podría así cenar más sin ganar peso?

Muchas de mis clientes hacen esta pregunta, y es cierto que el ejercicio activa el metabolismo, pero los efectos se dejan notar a largo plazo, no a corto plazo. Y activa el metabolismo todo el día, no justo después de hacer ejercicio.

Dejar el ejercicio para la noche puede ayudar un poco, pero yo preferiría ver que cenas poco y que haces los ejercicio para perder peso cuando es conveniente para tí.

Dale importancia a las comidas del día, y réstele importancia a la cena. Fácil de decir, pero a veces difícil de poner en práctica. Las cenas copiosas y los picoteos de la noche están tan arraigados en nuestra cultura que creemos necesitarlos.

Necesito algo dulce por la noche. Satisfaciendo sus necesidades durante el día, muy probablemente descubrirás que no necesita nada dulce por la noche. Si respondes a las necesidades de tu cuerpo en las horas diurnas, pero todavía sientes antojos de algo dulce por la noche, asegúrate primero de que no se trata de un antojo emocional; si de verdad es un antojo biológico, satisfácelo con una pequeña cantidad.

Necesito comer para relajarme por la noche. Comer no es una técnica de relajación eficaz. Es tan ineficaz que con frecuencia el resultado es un estrés todavía mayor, porque nos sentimos culpables y empezamos a preocuparnos por los kilos. ¿No habrá otras cosas que te ayudaran a relajarse? ¿Leer un libro, escuchar música, ver una película, hacerse un té de hierbas?

Necesito comer justo antes de irme a la cama para poder conciliar el sueño. Utilizar la comida para inducir el sueño es una falsa ilusión. La sangre dirigida al estómago para hacer la digestión puede adormecer el cerebro, pero te dormirás intermitentemente y descansarás menos.

Necesito que las cenas con mi familia sean abundantes y prolongadas. Seguramente todos los miembros de la familia saldrían beneficiados si la cena fuera menos copiosa, pero si no se avienen a ello, sírveles a ellos raciones más grandes y reserva para tí raciones más reducidas.

Así puedes disfrutar igual de la cena en familia. Aunque cenes poco tres o cuatro noches a la semana, notarás la diferencia.

No hay ninguna necesidad fisiológica que justifique cenar mucho por la noche y es mejor cenar poco para conseguir bajar de peso más facilmente; basta con una mini cena.

Muchas otras culturas hacen la comida más copiosa a mediodía y no padecen los problemas de peso que nosotros tenemos. Como tampoco padecen tan severamente, por cierto, los síntomas premenstruales o menopáusicos de las mujeres.

Estamos concebidos para ingerir comidas frecuentes y pequeñas, y la más pequeña de ellas por la noche. Si la respuesta es afirmativa, comprueba qué hora es para ver si estás dentro del período de las 10 a las 16 e intégralo en una de las cinco mini comidas.

Ahora que ya tienes los conocimientos y las destrezas necesarias para distribuir los alimentos buscando un estado de ánimo mejor, ponlos en práctica y seguro que vas a bajar de peso de una forma más sencilla, rápida y eficaz.

Si tienes alguna idea interesante, o cualquier duda o consejo puedes compartirlo en la sección de comentarios. Responderé a todas tus dudas y comentarios.